CIBERFEMINISMO


BRAVENEWGIRLS.jpgEl ciberfeminismo es un movimiento social en la Red en el que se unen la mujer y la tecnología, su nombre nace de la de la fusión del término ciberespacio y feminismo. Se trata de un nuevo modelo de feminismo en el que las mujeres y hombres feministas hacen uso de las NTIC (Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación) como forma de expresión, como medio de acción reivindicativa.

El ciberfeminismo tiene como objetivo el análisis de la cibersociedad y la construcción del género en el ciberespacio, además de la lucha contra todos los campos tecnológicos y comunicativos que presentan un sesgo sexista que excluye a la mujer de la cultura tecnológica, ya que en la mayoría de los casos el hombre ejerce el dominio y el control de las tecnologías de la información, y éstas han sido diseñado por hombres para satisfacer sus propias necesidades. El ciberfeminismo también continúa con las tradicionales reivindicaciones feministas.

El origen teórico del que surge el ciberfeminismo resultó de la unión entre el concepto Cyborg que propone Donna Haraway en su //Manifiesto Cyborg//, el feminismo francés de tercera ola, y el postestructuralismo. La raíces del ciberfeminismo se remonta a principios de la década de los noventa, el término es acuñado de manera independiente y simultanea en dos partes del mundo, por un lado por Sadie Plant, escritora y teórica del movimiento, la que lo define como "una cooperación liberadora entre mujer, máquina y nuevas tecnologías", y por otro lado, por un grupo de mujeres australianas que, en el año 1991, en una pequeña ciudad llamada Adelaide (Australia), fundan un grupo que se hacen llamar VNS (VeNuS) Matrix, sus integrantes son cuatros mujeres netartistas, Juliane Pierce, Jhosephine Strarrs, Virginia Barrat y Francesca da Rimini, esta última relata cómo surge el grupo:
"Como toda buena historia de coagulación, empieza con fluidos viscosos y quizás terminará en sangre. Vivo en una pequeña localidad al borde del desierto australiano, un lugar de mentiras y susurros con un vientre palpablemente palpitante... Era el verano del 91. Desde luego, no era el verano del amor. Éramos cuatro chicas. Teníamos calor, nos aburríamos y éramos pobres (para mí, las cosas han cambiado poco, excepto que ya no me aburro). Decidimos irrumpir en el cártel del porno y hacer algo de chick porn [porno de mujeres]. Creamos unas imágenes usando ordenadores robados: Beg, Bitch, Fallen y Snatch. Decidimos que era más divertido jugar con ordenadores que mirarnos continuamente el chichi y así Velvet Downunder se convirtió en VNS Matrix. Etiquetamos el virus del nuevo desorden mundial impulsadas por el vino tinto y las babas vaginales (que sólo podían reponerse si nos dedicábamos con frecuencia a actividades placenteras)" Las VNS Matrix utilizan Internet como una herramienta mediante la cual divulgan sus consignas con un lenguaje descarado, con una actitud transgresora, estilo irónico y contestario, trata de redefinir el papel y la imagen de la mujer en la tecnología y en el arte, practican el arte ciberfeminista contemporáneo o lo que ellas misma denominan como el cunt art (arte del coño). Una de las primeras intervenciones de VNS Matrix fue colgar de manera furtiva en distintas páginas web y espacios públicos el Cibermanifiesto para el siglo XXI, de donde se tomaría la mítica frase y uno de sus principales lemas, el clítoris es una línea directa con la matriz” [the clitoris is a direct line to the matrix]:

“Cibermanifiesto para el siglo XXI”

MANIFIESTO_PARA_EL_SIGLO_XXI.jpgSomos el coño moderno

la anti-razón positiva

infinito liberado implacable

vemos el arte con nuestro coño

hacemos nuestro arte con nuestro coño

creemos en el goce la locura la santidad y la poesía

somos el virus del nuevo desorden mundial

rompiendo lo simbólico desde dentro

saboteadores del ordenador central del gran papa

el clítoris es una línea directa a la matriz

VNS MATRIX

exterminadoras de los códigos morales

mercenarias del fango

nos follamos el altar de lo abyecto

sondeando el templo visceral hablamos en lenguas

infiltrando trastocando diseminando

corrompiendo el discruso

somos el coño del futuro.

VNS Matrix, 1991, Adelaida y Sydney, Australia.

Manifesto first declared by VNS Matrix


Las VNS Matrix publicaron su segunda obra el “Manifiesto de la zorra mutante” convirtiéndose en un símbolo del “ciberfeminismo radical” y con él, el movimiento ciberfeminista, se abre las puertas en el marco internacional, cuando en la muestra de arte contemporánea, Documenta X, celebrada en la ciudad de Kassel (Alemania), se celebra la Primera Internacional Ciberfeminista, en la que se pretende debatir y concretar lo que significa el Ciberfeminismo, finalmente se opto por no precisar lo que es el Ciberfeminismo sino por formular las “100 anti-tesis de lo que no es

RIOT GRRRL!!!

Para finalizar y desviándome un poco del tema, me gustaría poner un video musical de una canción que me ha gustado, es de Le tigre, grupo formado por una de las componentes del grupo Bikini Kil, uno de los principales grupos del movimiento musical femisnista Riot Grrrl (chicas disturbio) que tuvo su mayor auge en la época de los 90, en el que las chicas reivindicaban su espacio en la música Rock y punki, y formaron grupos compuestos solamente por mujeres. Las letras de su músicas letras no estaban centradas exclusivamente en el machismo imperante en el mundo de la música, hablaban de violaciones, abusos sexuales, destrucción de los estereotipos propios de la mujer tradicional, todo ello apoyado en la música y en multitud de fanzines donde se propagaban todas estas ideas.

Ángel López Villanueva


Curso 2010/2011