CORRESPONSABILIDAD

Cuando hablamos de corresponsabilidad, nos referimos al necesario reparto de las tareas domésticas y responsabilidades familiares entre miembros de un hogar: pareja, hijos, hijas u otras personas que convivan en el mismo domicilio.

external image Cuchara+y+tenedor.jpg

Las mujeres dedican cada día dos horas y cuarto más que los hombres a las tareas del hogar, según se desprende de la "Encuesta de Empleo del Tiempo 2009-2010", realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la que se constata que, en los últimos siete años, los varones han recortado esta diferencia en 41 minutos.
Así, en el capítulo de tareas domésticas, actividades de hogar y familia la participación masculina ha aumentado en los últimos siete años en casi cinco puntos y el porcentaje de mujeres dedicadas a las tareas del hogar ha disminuido menos de un punto. En cualquier caso, el estudio señala que existe una diferencia de participación en el trabajo no remunerado de 17 puntos porcentuales a cargo de las mujeres (74,7 por ciento los hombres y 91,9 por ciento las mujeres).
También se ha reducido en más de media hora la diferencia del tiempo medio dedicado al trabajo doméstico entre hombres y mujeres, pero el tiempo dedicado por las mujeres es casi dos horas más que el de los hombres. Asimismo, existen más de cinco puntos de diferencia en la participación de las mujeres en tareas de voluntariado y ayuda a otros hogares.

external image Pinzas+oxidadas.jpg

En cuanto al trabajo remunerado, la participación de las mujeres ha aumentado tres puntos y la de los hombres ha disminuido cuatro, aún hay más de 10 puntos de diferencia entre la participación masculina y la femenina en esta actividad (38,7% y 28,2%, respectivamente). Además, el tiempo medio diario dedicado al trabajo remunerado por los hombres supera en más de una hora al de las mujeres.
El estudio también señala que los hombres participan más en actividades de tiempo libre y durante más tiempo, especialmente en deportes, actividades al aire libre, aficiones e informática. En las actividades en los que ambos sexos participan de forma similar, como en las de vida social y diversión o de atención a los medios de comunicación, los hombres dedican más tiempo que las mujeres (11 minutos más en vida social y 17 minutos en medios de comunicación).
Existen campañas en todo el mundo muy gráficas y significativas que inciden en sensibilizar a la población en la importancia de la corresponsabilidad en el hogar. Alguna s de ellas son las siguientes:
external image Corresponsabilidad1.jpgexternal image Corresponsabilidad2.jpg






El camino hacia la igualdad y la corresponsabilidad para llegar a una sociedad más justa y equilibrada es un trayecto a recorrer en dos sentidos. Las mujeres estamos avanzando en ese camino de lo privado a lo público, conquistando día a día nuestros derechos, aportando en todos los ámbitos nuestras capacidades y contribuyendo al desarrollo económico, político y social. En ese camino, los hombres todavía tienen que hacer el recorrido a la inversa, de lo público a lo privado, aunque cada vez son más los comprometidos por la igualdad.
Avanzar en igualdad es avanzar en el reparto de responsabilidades, en la conciliación de la vida laboral, familiar y personal. Conviene resaltar que la conciliación no es y no debería ser una cuestión "de mujeres".
Aunque queda mucho camino por recorrer, se han puesto pilares legales imprescindibles para favorecer el reparto de responsabilidades. Tenemos que seguir avanzando. La responsabilidad es de toda la sociedad.
El “Decálogo para los hombres europeos”, producto del proyecto transnacional All Together, enumera los beneficios que los hombres obtienen con la corresponsabilidad. Está escrito de forma directa.Porque en los temas de igualdad, nos beneficiamos todas y todos.
  • Más tiempo para compartir con tu pareja. Disfruta de una vida en pareja de mayor calidad, teniendo más tiempo para compartir juntos.
  • Aumentará tu bienestar personal y social. ¿Estás preparado para compartir más tiempo en casa y colaborar con quienes quieres? Siendo un hombre igualitario serás más feliz, y tu pareja dispondrá del justo tiempo para dedicarlo a las actividades que desee.
  • Mejorará tu complicidad con tu pareja. Tendrás más libertad y autonomía para la compresión mutua, y relaciones más satisfactorias y placenteras. Tendrás una mejor vida sexual y emocional.
  • Disfrutarás y conocerás mejor a tus hijos/as. No te pierdas una de las cosas más importantes en la vida: Participar en la crianza de tus hijos/as y verlos/as crecer. Aumenta tu bienestar y autoestima y el de tus hijos/as compartiendo más tiempo.
  • Aprende nuevas competencias y habilidades. ¿Alguna vez te has preguntando por qué es habitual que las mujeres se organicen y compaginen mejor su vida familiar, personal, y laboral? ¿Y tú? Todo cambio nos brinda una oportunidad de aprender cosas útiles y mejorar nuestras condiciones de vida.
  • Comparte la carga de ser el sostenedor de la familia. Un hogar que cuente con dos fuentes de ingresos será más confortable y menos estresante que aquél en el que sólo el hombre es el soporte económico de la familia: comparte las responsabilidades económicas.
  • Sé independiente conociendo por ti mismo cómo compaginar el cuidado de los/as niños/as y las tareas domésticas. Tu autonomía no sólo ha de ser económica y profesional, sino además doméstica. Asegúrate de que estás viviendo con tu pareja por decisión propia y no sólo porque necesitas a alguien que te realice las tareas domésticas que tú deberías hacer.
  • Aprende cómo cuidarte mejor a ti mismo aprendiendo a cuidar a tu familia. Si aprendes a cuidar de ti mismo y de tus seres queridos, vivirás mejor y más tiempo, aumentando tus hábitos saludables.
  • Asume tus responsabilidades y sé coherente con tus valores de igualdad. ¿Crees en la libertad y la justicia? Pon en práctica estos valores en casa.
  • Conviértete en un buen ejemplo: pon tu grano de arena en la construcción de una sociedad más justa. Conviértete en un modelo para tus hijos/as. Ayuda a que la siguiente generación se libere de estereotipos pasados de moda. Con tu ejemplo sentarás las bases de una ciudadanía responsable.
Elena Rodríguez Lázaro