• LA MUJER LESBIANA:

Quisiera comenzar con una reflexión sobre este tipo de discriminación, pues ser mujer es ya por sí complicado, pero ser además lesbiana o transexual, aumenta la discriminación exponencialmente.
Como se viene haciendo referencia en otras intervenciones, nuestra sociedad se basa en una androcéntrica en la que los derechos han sido tradicionalmente estudiados desde el punto de vista del hombre. A veces, disfrazada bajo el término “humanidad”, ésta ha sido un marco general en la que la mujer ha necesitado luchar por sus especificidades. Lo mismo sucede cuando hablamos de lo gay y lo homosexual; en la lucha por la igualdad estos conceptos han sido falsos genéricos en los que se ha privilegiado al hombre, pero como afirma la feminista y activista lesbiana Beatriz Gimeno, no hay un sujeto homosexual, ni un sujeto que se corresponda con gays y lesbianas, sino que hay dos sujetos que ocupan un diferente lugar en el mundo, y siempre en función de que uno es hombre y la otra mujer. Según esta escritora en el caso de las lesbianas, la discriminación hacia ellas tiene que ver más con el género que con la orientación sexual.

- El lugar de la mujer lesbiana en la sociedad heterosexual es el lugar de las mujeres:

Aunque son evidentes las transformaciones sociales que se vienen produciendo, estamos en el camino hacia la igualdad entre hombres y mujeres, pero no podemos pensar que se haya alcanzado. Como mujeres, las lesbianas continúan siendo víctimas en una sociedad patriarcal en la que se les discrimina. Sus posibilidades crecen a la hora de encontrar un trabajo más precario o no alcanzar posiciones altas en la dirección de empresas. Y en época de crisis, como la que actualmente vivimos, la situación se agrava.
El Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, en un comunicado de prensa de 6 de febrero de 2009, expresó su preocupación en estos términos:
“Pese a que la escala de la crisis actual aún no está suficientemente medida, se espera que las mujeres y niñas tanto en los países desarrollados como en los países en vías de desarrollo queden afectadas particularmente por las potenciales consecuencias sociales y económicas, tales como desempleo, incremento de las responsabilidades laborales y domésticas, reducción de ingresos y potencial incremento de la violencia social y doméstica. […]La perspectiva de género debe ser tenida en cuenta en relación al impacto de la crisis tanto a largo como a corto plazo, incluyéndose en relación a la educación, salud, seguridad y sustento. […]”
- Pero además de ser mujer, quien es lesbiana sufre la discriminación por su orientación sexual:
El interés de la mayoría funciona a todos los niveles. Puesto que las lesbianas son mujeres discriminadas, podría pensarse que encuentran su espacio en la lucha de las mujeres por la igualdad, pero el movimiento feminista durante mucho tiempo ha temido, que asumir las demandas de lesbianas en su totalidad pudiera confundir feminismo y lesbianismo.
Para Amnistía Internacional, la prevalencia en la sociedad del sexismo y la homofobia hacen que las mujeres lesbianas sean más vulnerables a la violencia, dada su doble condición de mujer y por tener una orientación sexual distinta a la socialmente considerada “normal”. El predominio del sexismo y la homofobia en la sociedad crea un clima en el que las lesbianas corren un grave riesgo de sufrir abusos en la comunidad y en el hogar. Las jóvenes que revelan su orientación sexual a veces son obligadas por sus familias a casarse o a tener otras relaciones sexuales con hombres. Esto no sólo es discriminatorio, sino que puede equivaler a tortura y esclavitud sexual. Además, las lesbianas son víctimas de otros malos tratos que no afectan a los gays, como las pruebas de virginidad o los embarazos forzados. Dado que la familia y la comunidad pueden controlar con más facilidad la experiencia sexual de las mujeres, las lesbianas se enfrentan a veces a obstáculos diferentes cuando se resisten a los malos tratos o buscan una reparación. Las mujeres que se sienten atraídas por otras mujeres corren el riesgo de ser maltratadas en sociedades donde se considera que llevan la “vergüenza" a sus familias o sus comunidades. En algunos países, los medios de comunicación comparten la responsabilidad de fomentar un clima de intolerancia que puede desembocar fácilmente en violencia.
La situación legal y social de las lesbianas varía a lo largo de las regiones del mundo. En algunos Estados disfrutan de niveles de protección legal frente a la discriminación por su orientación sexual, sin embargo, 70 países entraron en el siglo XXI con leyes que prohíben las relaciones homosexuales, y al menos en nueve países los actos homosexuales pueden castigarse con la pena de muerte. Como decía en el párrafo anterior, en muchos países las lesbianas están expuestas a la homofobia, pero en otros la naturaleza de las familias está cambiando para incluir las parejas del mismo sexo.
Las estadísticas sobre la violencia contra las mujeres en las relaciones lésbicas son escasas, sin embargo ellas sufren discriminación en el trabajo. A menudo son violadas como castigo o como “tratamiento" para su sexualidad. Además, las mujeres lesbianas de color sufren discriminación compuesta de racismo, sexismo y homofobia, y solamente desde 1991 la Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades. La Directiva de la Unión Europea que marca los requisitos para alcanzar el estatuto de refugiado, deja a los Estados miembros la posibilidad de reconocer como razón de persecución la orientación sexual. Algunos Estados de la Unión Europea como Holanda y Bélgica, ya recogen expresamente en sus normativas "persecución por motivos de orientación sexual" como causa para la concesión de asilo.
En España, aunque algún caso individual ha obtenido protección por motivos de orientación sexual, la legislación de asilo no reconoce de manera clara y expresa el motivo de persecución por orientación sexual.

- Ilustraciones sobre la situación de mujeres lesbianas y mujeres transexuales en el mundo utilizando casos de violencia de los derechos humanos:


Reorientación de la identidad sexual en Rusia. Tras ser descubierta su orientación sexual, Irina fue víctima en 1995 de torturas, malos tratos y violaciones para que cediera la custodia de su hijo y se sometiera a tratamiento psiquiátrico. Un día, los detectives contratados por sus padres secuestraron a Irina a punta de cuchillo y se la llevaron a un apartamento, donde, junto con otro hombre, la violaron para “darle una lección” y “reorientar” su identidad sexual. Aunque la homosexualidad ya no es delito en Rusia, hasta hace poco la ley penalizaba la homosexualidad masculina. El lesbianismo, por el contrario, suele considerarse como un trastorno mental acreedor de tratamiento psiquiátrico.
Extorsión: casos de mujeres transgénero en Honduras. En el año 2008 se dio el caso de una mujer hondureña, activista sobre el VIH/sida y trabajadora sexual, a quien, al parecer, unos agentes de policía propinaron una paliza después de que ésta se negara a darles su dinero. A continuación la amenazaron de muerte si denunciaba el incidente. Actualmente, se sigue temiendo por la vida de esta mujer, ya que tres mujeres transgénero han muerto recientemente de forma violenta en una zona cercana en los tres últimos meses. En estos momentos, la investigación del caso sigue abierta.

- Conclusión:

Estos casos constatan que la discriminación y el acoso contra el colectivo se mantienen. Si bien las historias han de servirnos de reflexión, no quisiera terminar de este modo. Siempre se nos tacha de ser muy pesimistas, de destacar las violaciones de derechos humanos y no dedicar tiempo a los avances. De modo que quisiera hacer mención, destacando una noticia que nos alienta, a la declaración conjunta en el aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. El día 18 de diciembre de 2008, el representante de Argentina ante la Asamblea General de Naciones Unidas leía la declaración conjunta, respaldada por 65 Estados, que defiende el fin de las violaciones de derechos humanos basadas en la orientación sexual y la identidad de género. Es una mera declaración, un gesto. Pero con pequeños gestos hacemos Historia.
30/05/2012
Mihaela Lorena Capra
P.D. Dejo una canción para que nos endulza un poco respecto a lo citado anteriormente:
Louis_Amstrong.jpg
//http://www.youtube.com/watch?v=MgbC6Af5LIE//