La pobreza y la Equidad Social

Pasan los años y los problemas que afectan en mayor grado a la mujer que al hombre siguen pendientes. ¿Hasta cuándo?
Cuando se habla de equidad de género y de las grandes ventajas y logros que ha alcanzado la mujer en las últimas décadas en cuanto a su emancipación y su integración en todos los ámbitos sociales, es posible afirmar que ha habido cambios positivos que han generado que algunas mujeres se encuentren mejor posicionadas que en el siglo pasado.
Temas de desigualdad pendientes:
Siguen existiendo cuestiones que generan desventaja en la población femenina, por lo general éstas son invisibles, no reconocidas y solo se argumentan cuando saltan al debate otros problemas. Desafortunadamente dichos problemas parecen no tener una fecha de vencimiento, porque no es una de las prioridades en las agendas de los gobiernos. Se trata de temas sociales como por ejemplo la pobreza, la equidad social, la violencia, etc.
  • Pobreza en la población femenina
Los indicadores de la pobreza de género a nivel estructural corresponden a aquellos que permiten visibilizar los aportes que las mujeres hacen en el trabajo no remunerado a la producción nacional. Tienen una connotación especialmente ideológica desde el momento que cuestionan las categorías económicas convencionales en cuanto al concepto de trabajo, ampliando sus límites para incorporar al trabajo doméstico, el cual cumple con las características de un trabajo, pero se diferencia en que no se remunera.
Podemos observar en el siguiente video un ejemplo de lo mencionado acera de dicha pobreza femenina.
pobreza_femenina.jpghttp://www.youtube.com/watch?v=zYe5YkPOw6o
  • Desigualdad de género en la pobreza
Incorporar la dimensión del género al análisis de la pobreza significa reconocer que existen diferencias y desigualdades entre los miembros de la sociedad y por tanto los integrantes de un hogar determinadas por su sexo y edad. Dichas desigualdades se manifiestan fundamentalmente en los aportes en ingreso y en trabajo que ellos realizan y en el acceso al consumo de los bienes y servicios disponibles en el hogar. En otros términos, se cuestiona la homogeneidad de los miembros del hogar implícita en el enfoque de la pobreza absoluta. La división sexual del trabajo, que asigna a las mujeres el espacio privado y a los hombres el espacio público, es considerada determinante estructural de la situación de pobreza de las mujeres en relación a los hombres. Dicha división del trabajo por sexos está en la base de la desigualdad de oportunidades que tienen las personas de distinto sexo para acceder a los recursos materiales y sociales (propiedad del capital productivo, trabajo remunerado, educación y capacitación) así como a participar en la toma de las principales decisiones políticas, económicas y sociales que norman el funcionamiento de una sociedad nacional.
La división sexual del trabajo asignada socialmente a las personas de acuerdo con su sexo no tiene sólo efecto materiales concretos en el tipo de trabajos en que se responsabiliza cada género, sino que también tiene un importante efecto en la construcción de la identidad de género, entendida como lo que socialmente se espera que sean las conductas, los valores, las expectativas de las personas de distinto sexo, las que a su vez son asumidas como pautas propias y naturales. La consideración de esta dimensión biopsicosocial reviste gran importancia para el diseño de las políticas de género orientadas a igualar las oportunidades de las personas. A pesar de los notables avances logrados en la situación social de las mujeres, las pautastradicionales en cuanto a la asignación de tareas a los géneros no han variado significativamente. Esposible verificar empíricamente que la gran masa de trabajo reproductivo (medida en número de personasque realizan el trabajo de los quehaceres del hogar, cuidado infantil, de la salud, etc.) continua siendorealizada por las mujeres y la gran masa de trabajo productivo (medido en cantidad de ocupados) es realizado por los hombres, con un aporte creciente de las mujeres, pero en condiciones segregadas. Los avances logrados en materia de igualdad entre los géneros llevan a reconocer que las mujeresdeben acceder a participar en el mundo público en condiciones de igualdad. Sin embargo, lo que no sereconoce explícitamente es que esa igualdad de oportunidades pasa por superar las restricciones que leimpone a la mujer la división sexual del trabajo, por la cual continúa siendo responsable del trabajodoméstico, y de la cual se derivan otra serie de situaciones que la mantienen en una posición desubordinación social.
Así, una primera dimensión estructural de la pobreza relativa de las mujeres es la realización de un trabajo al cual dedican una gran cantidad de horas, que es indispensable para la reproducción de la sociedad, y que no es remunerado.
Trabajan muchas horas al día sin remuneración.

  • Equidad social
images1.jpg
El socialismo es una ideología de economía política que defiende principalmente a un sistema social, económico y político, mediante la socialización de los medios de producción, en búsqueda del bien común en base a la equidad social. Así pues, al analizar el concepto de equidad social, en la escala jerárquica del concepto, se determinan la existencia de diferentes conceptos específicos de equidad.
Según Aristóteles, la equidad es la Justicia aplicada al caso concreto. Entre ellos, se tienen: laboral, étnico, político, religioso, social, de derecho y de género. Con el transcurrir del tiempo y la profundización conceptual de la equidad, mediante las investigaciones y publicaciones, al considerar los elementos comunes se obtiene el concepto general más complejo de equidad, que es la equidad social, donde las diferencias con los diferentes conceptos específicos son insignificantes. Se tiene una relación de justicia e igualdad social con responsabilidad y valoración de la individualidad, en equilibrio. Es lo justo en sentido general, donde la prosperidad económica se distribuye equitativamente en los miembros de la sociedad.De igual manera al considerar el concepto de equidad de género como concepto simple, parte de un todo (equidad social) y en sentido especifico entendido como las diferencias biológicas entre la mujer y el hombre y las diferencias de género, de ambos de acceder al uso, control y beneficios de los productos, procesos y servicios de la sociedad, así como también a las decisiones en los ámbitos de la vida social, económica políticas, cultural y familiar. En sentido general, es aceptar que todos y todas tienen el derecho en equilibro; donde ambas partes se beneficien de manera justa. Pero para esto es necesario que las sociedades internalice de manera voluntaria que las diferencias en sentido específicos sean insignificantes. El mismo método se puede aplicar a la equidad laboral, étnica, política, religiosa, social y de derecho. Hay que lograr que el trabajo con equidad social sea para el trabajador algo interno que pertenezca a su esencia, el apego a su trabajo, que no se niega, que se sienta feliz y fortalezca sus fuerzas espirituales, siempre y cuando la equidad sea equidad social y el colectivo sea un colectivo socialista. “Una vez que la sociedad se ha hecho justa en tanto que aplica correctamente el principio de equidad, los movimientos colectivista tendrán mayor asidero practico funcional, por cuanto sus acciones estarán cada vez más consolidada en logros sustentados en instituciones desarrolladas, precisamente gracias al propio esfuerzo colectivo”, Scarpato (2009).

NO ES IGUAL, NO DA IGUAL:
default.jpghttp://www.youtube.com/watch?v=VGDTpOBv3EQ&feature=related
MIHAELA LORENA CAPRA
18/05/2012